Image default
Noticias

La forma ilegal en que adolescentes ganan miles de dólares con Fortnite

Jugar Fortnite genera éxtasis en tan sólo 20 minutos que dura cada partida en línea. Un jugador de entre 100 contrincantes se corona como el ganador y en torneos internacionales puede hacerse millonario. Cada uno de los 250 millones de gamers registrados hasta hoy juega gratis, pero puede pagar para personalizar a su personaje y ganar popularidad entre la comunidad; sin embargo, existe un mercado negro donde se ofertan las cuentas robadas por hackers adolescentes que también ganan varios miles de dólares sin siquiera participar en el juego.

Con solo tomar una sesión, los cibercriminales, que no siempre alcanzan la mayoría de edad, aprenden a ejecutar el credential stuffing ­­-o robo de credencial- con el que arrebatan a jugadores las cuentas más equipadas para después venderlas a través de plataformas como Twitter y Discord- una comunidad de gamers– a precios que van desde los centavos hasta los cientos de dólares.

El mercado negro que gira en torno a Fortnite resulta fructífero para los adolescentes que obtienen grandes cantidades de dinero, según sus propios testimonios. Y es que de acuerdo con el informe “Estado del internet 2019/Seguridad. Ataques web y abuso en videojuegos” realizado por Akamai, de noviembre de 2017 a marzo de este año la industria de videojuegos registró 12 mil millones de ciberataques de este tipo con una tendencia que aumenta cada día.

De víctima a perpetrador

Un reportaje realizado por la BBC recopiló testimonios de algunos crakers – nombre que se han acuñado los hackers de cuentas de videojuegos u otros servicios como Spotify – que ganan miles de dólares con el robo y venta de cuentas. Uno de ellos contó cómo pasó de ser una víctima del craking a un victimario que encontró en Twitter no solo cuentas robadas por comprar, sino la oportunidad de unirse al negocio ilegal.

El menor de 14 años recibió un correo que decía que la contraseña de su cuenta había sido cambiada por otra persona y que solo podría acceder mediante el código enviado a la dirección de email que había proporcionado el atacante. Fue así como decidió ingresar a Twitter para expresar su enojo, pero en la red social no solo logró desahogarse, también encontró ofertas de cuentas mejores que la suya.

“Fui contactado por alguien que dijo que podía comprarle una cuenta por 25 centavos y vi claramente que esa cuenta costaba mucho más, pero aun así la compré”, contó a la BBC. Y aunque sabía que era una cuenta robada entendió que había mucho dinero en juego.

Luego de formar parte del negocio del craking con la compra de cuentas, decidió convertirse en hacker de uno de los videojuegos más aclamados y para ello solo fue suficiente recibir una sesión donde le enseñaron dónde comprar herramientas de hackeo. Así, en su primer día logró acceder a mil cuentas de Fornite y ganar mil 800 dólares durante las primeras semanas.

Otro craker de 17 años, originario de Eslovenia, mostró a la BBC capturas de pantalla de sus cuentas de PayPal y carteras de bitcoins para comprobar que había obtenido 20 mil dólares en al menos siete meses en los que había vendido personajes a través de su página web personal, incluso contó que emplea a sus amigos para que gestionen sus redes sociales.

Gamer, protege tu cuenta de los crackers

Aunque Epic Games no quiso hacer comentarios para el reportaje, aseguró que ya trabaja en mejorar la seguridad de sus cuentas. Ante este escenario, la BBC tiene algunas recomendaciones para los gamers aficionados de Fortnite:

  • Evitar contraseñas fáciles de adivinar, como el nombre o términos relacionados con el juego o cadenas de caracteres muy evidentes.
  • Solicitar a la fábrica ayuda cuando la cuenta ha sido robada.
  • Utilizar un sistema de autenticación de dos pasos con el envío de un código al celular o a otra cuenta de email, ya que para los crackers es más difícil acceder a las cuentas con esta característica.
  • Epic Games no ofrece actualmente verificación en dos pasos, pero premia a los jugadores que la añaden a su cuenta a través de accesorios.

Crakear cuentas en Fortnite se ha convertido en el pasatiempo de adolescentes que no temen obtener dinero de manera ilegal y a costa de gamers que pasan de la diversión al trago amargo de ver perdida su inversión. Y aunque este robo parezca inocente en manos de jóvenes, también han relatado cómo se convirtió en la puerta de entrada para cometer ataques cibernéticos más serios.