Image default
Ciberseguridad

Navegadores para mantener tu privacidad intacta

Estamos en la recta final del año y sabes que es momento de organizar las vacaciones de invierno. Aprovechas tus ratos libres en la oficina para buscar opciones desde tu smartphone, visitas los sitios web de algunas agencias de viaje y regresas a trabajar. Al llegar a casa te dispones a leer las noticias del día, pero descubres algo más que información relevante, varios anuncios ofreciéndote ofertas para vacacionar aparecen en tus redes sociales y las páginas web que visitas. Así pasa por varios días hasta que realizas otra búsqueda y el ciclo se repite.

Al principio quizá ni te diste cuenta de esta situación, pensabas que era una afortunada casualidad que se presentaba en el momento justo. Hoy aceptas la incomodidad de sentirte vigilado o espiado, te molesta la publicidad intrusiva y has llegado a escuchar cómo los datos de los usuarios de internet pasan por las manos de cientos de empresas de publicidad que obtienen ganancias millonarias a costa de ti.

Google es el rey de los buscadores en internet. Nadie puede negar que googlear es uno de los verbos más populares y ha cambiado el lenguaje en la era digital. Pero lo que hay detrás de obtener una respuesta a todas nuestras dudas, es una empresa que rastrea, extrae y agrupa en perfiles los datos obtenidos de millones de usuarios en todo el mundo para que los publicistas los sigan y puedan mostrar sus anuncios, utilizando redes publicitarias masivas incrustadas en millones de sitios web y aplicaciones.

Para evitar ser víctima de esta trama y mantener tu información, intereses y comportamiento lejos de los fines publicitarios, te recomendamos dos navegadores que ofrecen la garantía del anonimato en internet:

DuckDuckGo

DuckDuckGo apareció hace ya una década como alternativa que garantiza la privacidad de los usuarios. Los datos nunca son guardados, únicamente recaba la ubicación geográfica de cada búsqueda y ofrece resultados locales para consultas como restaurantes y noticias.  Con esta opción no dejarás de ver publicidad cuando realices una búsqueda; sin embargo, la diferencia es que no da seguimiento a tu comportamiento para mostrar anuncios, para esto solo se basa en palabras clave que escribes en cada búsqueda y no genera un historial.

Para facilitar la identificación y transición del usuario, su creador Gabriel Weinberg diseñó un interfaz similar al de Google en el que una cabeza de pato de caricatura reemplaza la “G”. Además, cuando introduces la búsqueda aparece una lista de enlaces que te serán muy familiares, con definiciones de Wikipedia al principio y mapas proporcionados mediante una asociación con Apple Maps.

Aunque DuckDuckGo te garantiza la privacidad total, es importante que conozcas esta información y evites ser timado una vez más. En 2018, Google agregó a DuckDuckGo como uno de los cuatro motores de búsqueda predeterminados para los usuarios de Chrome; sin embargo, cuando los usuarios lo utilizan a través de este explorador aún se registran todas las búsquedas.

Si bien al día hoy DuckDuckGo solo tiene el 1 por cierto del mercado, comparado con el 85 por ciento del buscador más popular, en los últimos dos años ha registrado cerca de 40 millones de búsquedas al día, de acuerdo con el sitio estadístico StatCounter.

Tor Browser

Seguro alguna vez has leído o escuchado algo sobre Tor Browser. Algunos usuarios de internet lo identifican como el navegador para entrar a la deep web, pero muy pocos saben que pueden usarlo para navegar de manera convencional sin dejar rastros y, sobre todo, sin vulnerar su privacidad. Y lo mejor de todo es que ya está disponible tanto para usuarios de Android en Google Play y como para iOS de Apple.

A diferencia de otros navegadores que se limitan a cifrar el tráfico, pero dejan accesibles metadatos como el destinario y el emisor del tráfico, Tor evita el rastreo, ya que el tráfico recorre una ruta de servidores intermediarios lo que vuelve imposible localizar la IP original. Si todavía no dimensionas el nivel de privacidad basta con que sepas que este navegador es utilizado por la armada estadounidense.

El número de usuario no solo es mínimo en comparación con los de Google, incluso es demasiado inferior al que registra DuckDuckGo. En lo que va del año ha tenido hasta casi 4 millones de búsquedas al día y los países que encabezan su uso son Irán (20.24%), Rusia (16.39%) Estados Unidos (15.33%), Alemania (6.74%) y Francia (3.64%), de acuerdo con Tor Metrics.

No es suficiente conocer, hay que tomar la decisión de cambiar

En múltiples ocasiones Google ha señalado los “beneficios” de sus prácticas para analizar datos y ha asegurado que los mantiene privados y seguros. No obstante, de acuerdo con el Web Transparency & Accountability Project de la Universidad de Princeton, implementa rastreadores ocultos en el 76% de los sitios web para monitorear el comportamiento y generar perfiles de individuos que incluyen intereses, compras pasadas, búsqueda, navegación, historial de ubicación y otros datos que se almacenan indefinidamente y se utilizan para publicidad dirigida invasiva.

Esta y mucha información más sobre las prácticas de Google y otras grandes empresas como Facebook, está al acceso de todos; sin embargo, generar conciencia en los consumidores sobre la importancia de mantener su privacidad es una batalla que va a contracorriente. Los usuarios de internet están a un googleo de conocer esta situación, pero parece ser que no están dispuestos a renunciar al buscador más popular ni siquiera por mantener sus datos resguardados y libres de lucro.