Image default
Ciberseguridad

El problema de compartir tu ubicación con las apps que usas todos los días

Sales de casa al trabajo, haces una parada para comprar café, en la comida te reúnes en un restaurante con viejos amigos, a la salida visitas al médico y te diriges a casa tras un largo día. Como un acosador de película de suspenso, tus aplicaciones móviles conocen paso a paso esta rutina diaria gracias a que, a través de engaños (o no), les cedes el permiso de seguir tu ubicación sin restricciones.

De acuerdo con una investigación realizada por The New York Times, existen apps que actualizan la ubicación de sus usuarios cada dos segundos, generando un mapa con la ruta casi exacta y reconociendo los lugares en los que se encuentran. Además, registran una bitácora con el tiempo que permanecen en cada lugar y la frecuencia con la que lo visitan.

Publicidad dirigida: quién compra tus datos y cómo los utiliza

Grandes empresas como Google y Facebook lideran el mercado de la publicidad basada en la ubicación. Aunque ambas aseguran no vender información de sus usuarios, sí la utilizan para personalizar sus servicios, vender anuncios dirigidos en internet y dar seguimiento de anuncios que conducen a ventas en tiendas físicas. Aunque estas compañías garanticen el respeto a la privacidad, existen decenas de empresas que no comparten la misma visión.

Como muestra de ello, la firma de análisis móvil MightySignal encontró que más de mil aplicaciones populares contienen códigos de ubicación que son compartidos con diversas empresas de publicidad dirigida. En Android detectaron aproximadamente mil 200 apps codificadas de esta manera, mientras que en iOS encontraron cerca de 200.

Durante su investigación, The New York Times descubrió que cada año en Estados Unidos se rastrean, a través de aplicaciones móviles, hasta 200 millones de dispositivos de usuarios cuyos datos son compartidos con al menos 75 compañías que conocen tanto su ubicación, como datos del clima o noticias de su localidad.

“Estas compañías venden, utilizan o analizan los datos para atender a anunciantes, puntos de venta minoristas e incluso fondos de cobertura que buscan información sobre el comportamiento del consumidor”, señala el diario estadounidense. El marketing de localización o ventas de publicidad orientada a la ubicación alcanzaron un estimado de 21 mil millones de dólares durante el año pasado.

Estas prácticas, que superficialmente parecer ser inofensivas, juegan un papel importante en el tema de protección de datos personales. Si bien son los propios usuarios quienes habilitan el seguimiento de su ubicación, las políticas de privacidad son vagas, muestran explicaciones incompletas o engañosas, con el único objetivo de que los usuarios “autoricen” compartir sus datos sin advertirles que serán vendidos.

Las empresas dedicadas a la publicidad dirigida aseguran que la información que recopilan no está vinculada a la identidad de los usuarios, es decir, a nombres o números telefónicos. De acuerdo con Elina Greenstein, ejecutiva de GroundTruth, su objetivo es influir en lo que los usuarios harán, en función de dónde han estado y a dónde han ido.

A pesar de esto, The New York Times advierte que empleados o clientes de dichas compañías tienen acceso directo a datos sin procesar de millones de usuarios. Así “podrían seguir a alguien que conocían, señalando un teléfono que regularmente pasaba tiempo en la dirección de la casa de esa persona o, trabajando a la inversa, podrían adjuntar un nombre a un punto anónimo, viendo dónde pasaba las noches el dispositivo y utilizando registros públicos para averiguar quién vivía allí”.

Tanto en Estados Unidos, como en México, no existe legislación que regule la recopilación y uso de datos obtenidos mediante apps, sin embargo, “pueden entrar en conflicto con las reglas federales sobre prácticas comerciales engañosas”, señaló Maneesha Mithal, funcionario estadounidense de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés).

Evita que las aplicaciones rastreen tu ubicación

No te contamos esto para que arrojes tu celular lejos de ti o te sientas perseguido cada que sales de casa. Es importante que, dada la omnipresencia de los teléfonos celulares en la vida del ser humano, reconozcas la importancia de cuidar tu privacidad. Leer las políticas de privacidad y sobre todo entenderlas, es fundamental para mantener tu vida diaria lejos de empresas de publicidad dirigida.

Ante la vulnerabilidad a la que están expuestos tus datos con el uso de aplicaciones y la falta de leyes que te protejan, te compartimos algunos consejos, de acuerdo con el sistema operativo que utilices, para evitar que tu ubicación sea rastreada:

iOS – Apple

  • Revisa la configuración interna de cada aplicación. Ahí podrás bloquear el acceso a tu ubicación seleccionando “Nunca” o solo “Al usar la aplicación”.
  • Ingresa a “Configuración”, selecciona “Privacidad”, posteriormente “Localización” y desactiva la función en todas las aplicaciones, deslizando la barra verde.
  • Elimina de tu celular las aplicaciones que ya no utilices.

Android – Google

  • Ingresa a “Configuración”, selecciona “Seguridad y Ubicación”, en la sección de “Privacidad” elige “Ubicación” y ahí “Permisos de nivel de aplicación”. La pantalla te mostrará una lista de aplicaciones en donde, deslizando el interruptor, podrás desactivar la ubicación de cada uno de ellos.
  • Elimina de tu celular las aplicaciones que no utilices.
  • Recuerda que, a diferencia de iPhone, los teléfonos con Android no permiten restringir el acceso de una aplicación a tu ubicación en el momento en que está en uso. Cualquier app que tenga permiso para rastrear localización, puede recibir los datos incluso cuando no la estés utilizando.

Ahora que conoces el impacto de abrirle la puerta de tu vida a las apps, es importante que reflexiones el valor de tu privacidad. No permitas que la ficción supere tu realidad, sal de esa película de suspenso y elige conscientemente con quién y para qué compartes tu ubicación.