Image default
Blog

Los riesgos de FaceApp que la desarrolladora rusa no quiere que entiendas

Si eres de los 100 millones de personas en el mundo que descargó FaceApp, seguramente ya sabes que tus datos podrían estar en poder de una compañía rusa. El juego con el que has podido ver tu imagen de viejo, y que considerabas inofensivo, ha lanzado una señal de alarma para los expertos en protección de información y privacidad.

Esta popular aplicación de filtros, lanzada desde 2017 por la desarrolladora Wireless Lab, utiliza un sistema neuronal basado en inteligencia artificial que analiza una fotografía para después mostrar a su protagonista envejecido (o rejuvenecido, con otro color de cabello, con lentes, etc.), con un realismo sorprendente. Sin embargo, la viralización de esta app no fue solo positiva y ya ha asustado a más de uno.

Para instalarla en el celular es necesario aceptar los términos de uso y la política de privacidad que pueden ser consultados exclusivamente en un sitio web. La información de este apartado activó las alarmas de expertos en la materia que han advertido que millones de usuarios podrían haber cedido sus datos personales y su propia imagen a la desarrolladora rusa sin tener el pleno conocimiento de su destino o uso real.

Política de privacidad, el engaño que nadie quiere ver

Si eres de los pocos que se detuvieron a leer los términos de uso y las políticas de privacidad de FaceApp, seguro te abstuviste de instalarla en tu celular o quizá creíste que no “pasaría nada”. Entre las personas que leyeron y entendieron las condiciones, las que no las comprendieron o decidieron ignorarlas y las que mejor prefirieron invertir su tiempo en probar más filtros, existe un escenario que preocupa a los expertos en ciberseguridad, quienes han enfatizado que con esta app los usuarios quedaron desprotegidos, pues tendrían impedido el acceso a los datos que la compañía tiene en su poder y a solicitar que sean borrados.

 

“El principal peligro de la aplicación son precisamente sus ‘términos de uso’ y el almacenamiento de las imágenes que se generan durante su utilización”, declaró Eusebio Nieva, Director Técnico de la multinacional especializada en ciberseguridad Check Point, para la agencia de noticias EFE.

Para Nieva los riesgos del uso de app son asumidos por los usuarios sin conocer las políticas de privacidad, ya que muy pocos las leen antes de instalarla en su smartphone. Así, millones desconocen que sus datos podrían ser compartidos o vendidos con terceros o estar almacenados en cualquier parte del mundo, escapando de las legislaciones sobre protección de información de sus países de origen.

El experto de Check Point también ha alertado que la cara es una de las “biohuellas” más utilizadas para el reconocimiento de las personas, por lo que la desarrolladora podría tener una inmensa base de datos de rostros de personas todo el mundo. Además, advierte que hoy en día no se ha evidenciado el uso malicioso de estos datos; sin embargo, “sí puede ser un problema en el futuro dependiendo de en manos de en quién estén esos datos”.

En este sentido, Nieva recuerda que la información recabada en la app puede ser cedida a otro socio, a una agencia o utilizados por el Gobierno ruso, ya que éste tiene derecho, precisa el experto, a acceder a ese tipo de datos por el bien o el interés de su nación ¿Imaginas para qué podría utilizar Rusia tu imagen?

Wireless Lab responde a los usuarios

La viralización de la aplicación no solo repercutió en el incontenible aumento de descargas, la opinión de expertos y cuestionamientos de los usuarios, obligaron a los desarrolladores de la app a emitir un comunicado para intentar calmar las inquietudes .

En éste indica que la mayoría del procesamiento de fotos se realiza en la nube (Amazon y Google Cloud); sin embargo, podrían almacenarlas en sus servidores hasta 48 horas para asegurarse que no sea cargada repetidamente la misma. Además, desmiente que todas las imágenes de la galería de los usuarios se carguen a los servidores, ya que solo se procesa la que es seleccionada.

Otra de las inquietudes es que los usuarios tengan la oportunidad de eliminar los datos cargados en la app, por ello afirma que “aceptamos solicitudes de usuarios para eliminar todos sus datos de nuestros servidores. Nuestro equipo de soporte está actualmente sobrecargado, pero estas solicitudes tienen nuestra prioridad”.

Pese a lo anterior, en los términos de uso la compañía rusa señala que los usuarios le otorgan a FaceApp una “licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin regalías, totalmente pagada y con licencia transferible” para “usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, realizar públicamente y mostrar” los resultados obtenidos.

Pero, si tú también quieres intentar que tus fotos sean eliminadas ingresa a la app, selecciona “Configuración-> Soporte -> Informar un error” y coloca “Privacidad” en el asunto.

Sobre la asociación de las fotografías con alguna identidad como los correos electrónicos de los usuarios, FaceApp indica que todas las funciones están disponibles sin iniciar sesión, por lo que el 99 por cierto de los usuarios no proporcionan correo y contraseña.

Por último, señala que, pese a que su central operativa se ubica en Rusia, los datos no son transferidos a este país. Asimismo, niega que la información de los usuarios sea vendida o compartida con terceros.

Ver tu imagen de viejo, saber cómo te verías si fueras del sexo opuesto o probar un estilo con color de cabello diferente, no parecen razones suficientes para vulnerar tu privacidad y ceder tu información. Pese a las declaraciones de FaceApp queda en el aire reflexionar sobre las evidentes contradicciones en las que caen cuando las comparamos con su política de privacidad original. Recuerda que cuando se trate del uso de internet y tecnología tu mejor aliado será el sentido común.